Opinión

Los Reyes Magos ¿Es saludable que los niños crean en ellos?

Los Reyes Magos forman parte de la magia de la Navidad, pues para los niños son personajes que cada 6 de enero le dejan al lado de sus camas esos juguetes que soñaron tener todo el año, y que para poder conseguirlos, su único trabajo fue portarse bien.

Para algunos padres mantenerles esa fantasía es maravilloso, por tradición, para rememorar nuestros recuerdos de la infancia o porque es una linda forma de mantenerles su inocencia; mientras que para otros es simplemente mentirles sobre algo que “no existe”. En este momento nos hacemos la pregunta ¿Es saludable o no que crean en los Reyes Magos?

Leyshy Cabrera, Psicóloga clínica, nos aclaró esta interrogante afirmando que estas creencias son esenciales para el ser humano.

“Sí, es saludable que crean. De hecho las creencias son esenciales en los seres humanos, y tienen una función dinámica, por lo que van cambiando a lo largo de la vida, es decir, que a medida que los niños se van desarrollando comienzan a configurar las ideas que perciben a través de la experiencia”, destacó.

Este tipo de creencias cumple una función en su desarrollo, pues según la doctora Cabrera, numerosos estudios han confirmado que desde muy pequeños los seres humanos construyen ideas de forma inconsciente, y a partir de ellas se movilizan para actuar de una manera determinada.

“Creer en Santa Claus y los Reyes Magos se convierte en una experiencia emocional, lo que hace que los niños se adhieran con vehemencia y les permita establecer relaciones positivas con el entorno”.

Agregó además que la ocupación de todo padre y adulto significativo en la vida de un niño es proporcionarle un sistema de apoyo fortalecido, por lo que al alentar las fantasías les permite estimular la creatividad e imaginación, resultando fundamental para su aprendizaje y resolución. Esta creencia en particular responde al mundo social y naturalmente en cada individuo existe una necesidad de pertenecer.

Verdad revelada

Otra de las muchas preguntas que como padres nos hacemos, es si conocer la verdad les afectaría a nuestros niños. Pero no debemos preocuparnos, pues según la especialista solo le afectaría de acuerdo a la forma en cómo se le brinde la información.

“Lo maravilloso de los niños es que ellos, de forma inconsciente, te hacen saber cuándo están preparados para recibir o no información, a medida que van creciendo, van elaborando sus propias hipótesis y aproximaciones a lo que consideran real o no, así que básicamente la tarea de los adultos es acompañarlos en ese descubriendo” manifestó.

Y ¿cuál sería esa forma adecuada de darle la noticia? La psicóloga recomienda responder a sus dudas, acompañarlos en su descubrimiento a partir de ideas lógicas, por ejemplo: ¿tú qué crees? ¿qué te hace pensar que eso es así?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar