Internacionales

Empleadas domésticas, frágiles víctimas de la pandemia en América Latina

Siete de cada diez quedaron desempleadas o perdieron horas de trabajo por las cuarentenas.

Con una larga historia de exclusión y precariedad laboral, las empleadas domésticas en América Latina están sufriendo de lleno los efectos económicos de la pandemia, que las ha dejado confinadas y sin trabajo.

«Me dijeron que los disculpara, pero que ahora no podía trabajar. Soy una persona consciente, veo lo que nos está pasando, pero espero poder regresar ya a mi trabajo», cuenta a la AFP la mexicana Carmen Hernández, de 59 años, empleada doméstica desde hace 36.

Su caso se repite a lo largo de la región, una de las más desiguales del mundo, donde hasta 18 millones de personas se dedican al trabajo doméstico, de las cuales 93% son mujeres, según la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL).

Sin ingresos, pues la mayoría se rige por contratos de palabra, la covid-19 ha evidenciado su vulnerabilidad.

Siete de cada diez quedaron desempleadas o perdieron horas de trabajo por las cuarentenas, de acuerdo con la CEPAL, que calcula en 77% su informalidad laboral.

En Brasil, por ejemplo, de 4.9 millones de empleos que se perdieron entre febrero y abril, 727,000 fueron del servicio doméstico.

Una situación crítica para un sector donde los salarios de por sí no dan. En Latinoamérica son iguales o inferiores al 50% de lo que ganan en promedio los demás trabajadores, pese a los esfuerzos de algunos países por regularizar la actividad, según la CEPAL.

Para completar sus ingresos, Carmen limpia cinco casas a la semana. Sin trabajo desde mayo, le ofrecieron volver a una próximamente.

Pero una normalización parece lejana cuando el nuevo coronavirus golpea con fuerza a la región, donde deja 2.4 millones de contagios y unos 111.000 muertos.

Discriminación

La pandemia también ha puesto de relieve la discriminación contra el personal doméstico en la región, donde esta labor representa hasta 14.3% del empleo femenino.

Fuente: EFE

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar