Opinión

Transporte Tenguerengue y Empresas El Valle: Transportes de la muerte

Por: Julio José Ferreras de Lima

El 11 de marzo del 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declara como pandemia la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), ocasionada por el virus SARS-CoV-2 (coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave tipo 2).

El COVID-19 es una enfermedad respiratoria que se transmite de manera directa por inhalación de gotitas liberadas de una persona enferma por medio de estornudos, tos o habla, de manera indirecta la enfermedad se contrae mediante el contacto de nuestras manos con superficies u objetos inanimados contaminadas (fómites) con el virus y luego ponerlas en contacto con la mucosa de orificios naturales como la boca, los ojos y la nariz. Por la forma tan sencilla de contagio es fundamental el distanciamiento social, la protección de la nariz, los ojos y la boca por medio de mascarillas-gafas o visera protectora y el uso recurrente de gel antibacterial y lavado de las manos con jabón.

El 19 de marzo del 2020 el Poder Ejecutivo, con anuencia del Congreso Nacional, emite el Decreto número 134-20 donde declara en Estado de Emergencia todo el territorio nacional por 25 días, desde entonces se han solicitado diversas prórrogas que lo mantienen vigente hasta el día de hoy. La finalidad de estos decretos queda expresa en la recomendación de la OMS de limitar severamente la aglomeración de personas y prevenir el contagio.

Dentro de las medidas de prevención del COVID-19 en el sector transporte, establecidas por el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant), en el transporte interurbano se indica que una guagua de 34 asientos solo debe llevar a bordo 23 pasajeros, mientras que una guagua de 50 o más asientos solo se les permite un 60% de pasajeros. Asimismo estas disposiciones aclaran que todas las unidades de guaguas y autobuses, deben tener libre la fila del medio de asientos para evitar aglomeraciones, que los pasajeros deben cumplir con el distanciamiento físico y llevar puestas obligatoriamente las mascarillas.

Las empresas de transportes Tenguerengue y El Valle se han dado la tarea de infringir medalaganaria y abusivamente el protocolo de prevención del COVID-19.Son decenas las quejas, inconformidades y abusos denunciados diariamente por pasajeros que abordan estas entidades. No respetan el distanciamiento físico, exceden la capacidad de pasajeros de la guagua (más del 60% permitido), invaden la fila del medio con pasajeros,amontonan cinco personas en la parte trasera del autobús y por si no fuera suficiente, le aumentaron 50 pesos al pasajepor lo que el precio de este perjuicio es de 400 pesos.También son reiterativas las denuncias de agresiones por los cobradores hacia los pasajeros cuando estos intentan alzar algún reclamo.

La provincia San Juan, que en los últimos tres días hareportado 54 casos nuevos, acumulando 2,687 casos registrados al día de hoy, está siendo víctima de estos genocidas de la salud. Hacemos un llamado a la Dirección Regional VI de Salud –El Valle- y la Dirección de Control de Sanciones del Intrant a que tomen cartas en el asunto,supervisen a esas empresas transportistas, reciban las denuncias de los pasajeros agraviados y apliquen sanciones severas, porque la salud de un pueblo está por encima del bolsillo de cualquier empresario.

Es inconcebible que un una ciudad como San Juan solo Caribe Tours brinde un servicio decente y apegado a los protocolos de prevención del COVID-19.

¡Reflexionemos!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

No puede copiar el contenido de esta página
You cannot copy content of this page

Protected by Copyscape

Cerrar